Calentamiento global y carbono azul Reviewed by Momizat on .   La ciencia ha investigado durante las últimas décadas las causas del calentamiento global y las consecuencias del cambio climático. [divide] Actualmente   La ciencia ha investigado durante las últimas décadas las causas del calentamiento global y las consecuencias del cambio climático. [divide] Actualmente Rating: 0

Calentamiento global y carbono azul

portadaartcarbonoazul

 

La ciencia ha investigado durante las últimas décadas las causas del calentamiento global y las consecuencias del cambio climático.

Actualmente es bien conocido que las principales causas del cambio climático (CC) están asociadas con procesos de origen antrópico que alteran el balance energético de la tierra, tales como la quema de combustibles fósiles, el aumento de los gases efecto invernadero (GEI), incluyendo dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), vapor de agua, óxidos de nitrógeno (NOx), el uso de aerosoles, la producciones de hidrocarburos halogenados y clorofluorocarbonos, entre otros.

Herramientas como las imágenes de satélite han encontrado que las capas de hielo se están derritiendo paulatinamente y los niveles del mar están aumentando rápidamente. Al calentarse el agua del océano también se expande lo que contribuye al aumento en el nivel del mar. El calentamiento dará lugar a una mayor evaporación y precipitación global, pero esto puede variar en regiones particulares. Algunas regiones serán más húmedas, mientras que otras serán más secas.

Actualmente, los fenómenos meteorológicos extremos en diferentes partes del mundo, (tasa de precipitación extrema, sequías severas, inundaciones, huracanes, tifones y ciclones) son más frecuentes e intensos. De acuerdo con informes presentados en la Conferencia de las Partes (COP), las ciudades son altamente vulnerables al cambio climático donde millones de personas en áreas urbanas se verán afectadas por el aumento en el nivel del mar, aumento en las precipitaciones, inundaciones, eventos climáticos más frecuentes y más fuertes.

 

Esta preocupación de orden mundial motivó la realización de la convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) y la XXI Conferencia de las partes (COP21) en diciembre de 2015, en Paris, Francia. El principal resultado fue establecer una meta de calentamiento global a menos de 2°C comparado con los niveles preindustriales, es así como los países participantes convienen en actuar sobre la reducción de los GEI, en especial las concentraciones de CO2.

 

Captura de carbono y carbono azul

Uno de los principales factores a tener en cuenta en la mitigación del cambio climático es la capacidad de los bosques y los océanos de capturar y retener CO2. La contribución de los bosques en el secuestro de carbono, llamado carbono verde, ha sido bien conocida y apoyada (Trumper et al., 2009). Los bosques almacenan una gran cantidad de carbono, tanto en la vegetación como en los suelos, y tienen un papel muy activo en el intercambio de dióxido de carbono entre la biosfera y la atmósfera. Por estas razones, los bosques son vistos como una posibilidad de reducir las concentraciones de efectos de gases invernadero (GEI), así como un gran potencial para aumentar la retención de carbono, de manera tal que contribuyan con la mitigación del cambio climático.

fotoprofecarbonoazul

 

En contraste, el papel fundamental de los océanos para la captura de CO2 ha sido pasado por alto, (Nelleman C, et al, 2009). El CO2 capturado por los océanos y los ecosistemas costeros como manglares, lechos de algas marinas, pastos marinos, pantanos salados y otros humedales costeros es llamado ‘carbono azul’. Esta captura de carbono es un proceso natural mediante el cual los ecosistemas marinos captan las emisiones de carbono de la atmósfera y lo almacenan durante milenios en el sedimento.

El carbón azul costero es un valioso servicio ambiental ecosistémico recientemente reconocido para la mitigación al clima, teniendo un adecuado manejo, y como tal puede proporcionar nuevos incentivos para priorizar la restauración y conservación de los ecosistemas costeros.

Cuando estos ecosistemas se protegen o se restaura, secuestran y almacena carbono. Cuando estos ecosistemas se degradan o destruyen, emiten el carbono que habían almacenado por cientos de años a la atmósfera y a los océanos convirtiéndose en fuentes de GEI. Los expertos estiman que cerca de 1.02 billones de toneladas de Dióxido de carbono está siendo liberado anualmente de los ecosistemas costeros degradados, esto es equivalente al 19% de las emisiones provenientes de la deforestación tropical global. 

Los ecosistemas marinos captan las emisiones de carbono de la atmósfera y lo almacenan durante milenios en el sedimento.

 

Además, estos hábitats proporcionan otros importantes servicios ecosistémicos tales como hábitats para los peces, la vida silvestre y las especies sensibles; protección contra tormentas e inundaciones, mejora la calidad del agua, el empleo y tiene beneficios económicos. El mantenimiento de estas funciones es fundamental para mantener la ecología costera y las comunidades. Se estima que los manglares proporcionan cerca de US$1.6 billones de dólares cada año en servicios ecosistémicos que soportan las poblaciones humanas alrededor del mundo.

Colombia cuenta con una longitud de 2,900 kilómetros de costa: 1600 kilómetros en el Mar Caribe y 1.300 km en el Océano Pacífico (Cantera & Contreras, 1993). Esta área sostiene la forma de vida de miles de colombianos que dependen de mares saludables para su sustento.

Ya que los sumideros de carbono se encuentran en la línea de costa, debemos investigar el potencial de mitigación de las emisiones de CO2 y mejorar estos recursos costeros protegiendo y restaurando sus sumideros de carbón azul. Esta es una estrategia gana–gana (comparable con las estrategias de proteger y recuperar la capacidad como sumideros de carbono en el bosque húmedo), lo cual ayudará a hacer frente a los compromisos adquiridos por el país en la convención de Diversidad Biológica y cambio climático de las Naciones unidas.

Para calcular las emisiones y remociones de los GEI, el panel intergubernamental sobre cambio climático (PICC) ha diseñado una guía de como incorporar el manejo de los humedales en las cuentas nacionales de emisiones de GEI, (IPCC, 2014).

Es fundamental establecer proyectos de investigacion en estas zonas y desarrollar el enfoque de carbono azul como un tema principal para conservación, restauración y manejo de los ecosistemas costeros.

Este diseño e implementación de proyectos de campo demostrarán la viabilidad de carbono azul, facilitará el desarrollo de metodologías científicas prácticas, fomentara la capacidad local y nacional para proteger y gestionar los ecosistemas costeros y sus servicios ecosistémicos en muchos países ricos en carbono azul.

 

 

 

 

 

Martha_Lucía_Palacios_L

 

Bióloga de la Universidad del Valle
– Master of Public Health, University of South Carolina
– Doctorado en curso en Ciencias del Mar de la Universidad del Valle
– Uso, manejo y gestión de la biodiversidad
– Gestión ambiental territorial de las zonas costeras y ecosistemas acuáticos
– Coordinadora del Semillero de Investigación: Limnología aplicada a la gestión ambiental del recurso hídrico
mlpalacios@uao.edu.co

Martha Lucia Palacios P.
Facultad de Ciencias Básicas
Departamento de Ciencias Ambientales
Programa de Administración Ambiental

Comentar

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2014

Scroll to top