Elecciones en Colombia y opinión pública Reviewed by Momizat on . En sociedades capitalistas y altamente mediadas por el actuar informativo y político de medios masivos de comunicación[1], la opinión pública[2]  suele ser fáci En sociedades capitalistas y altamente mediadas por el actuar informativo y político de medios masivos de comunicación[1], la opinión pública[2]  suele ser fáci Rating: 0

Elecciones en Colombia y opinión pública

En sociedades capitalistas y altamente mediadas por el actuar informativo y político de medios masivos de comunicación[1], la opinión pública[2]  suele ser fácilmente permeable, manipulable y sensible a lo que digan las encuestas, en particular cuando se trata de conocer cómo va a votar el sector del electorado que es consultado y encuestado.

Y es en estas y otras circunstancias que puede cobrar sentido la teoría de La Espiral del Silencio planteada por Elizabeth Noelle- Neumann en la perspectiva de que las encuestas y con ellas las preferencias políticas de los encuestados y de los votantes, sirven a procesos de “control social”, con fines de exclusión, hacia o contra todos aquellos que expresen preferencias contrarias a lo que una mayoría arbitrariamente establecida decide qué está bien y qué no en materia política.

Ya Colombia vivió en el 2002, con la elección de Álvaro Uribe Vélez como presidente, circunstancias, prácticas y comportamientos asociados y cercanos a lo planteado por la autora de La Espiral del Silencio. Eran épocas en las que no votar y no preferir al ex gobernador de Antioquia abrió fuertes procesos de estigmatización social, que luego pasaron a hacer parte del discurso gubernamental y en particular de la aplicación de la Política Pública de Defensa y Seguridad Democrática (PPDSD). Baste con recordar frases y proclamas que sirvieron para controlar y estigmatizar socialmente a quienes asumieran posturas distintas al Pensamiento Único que se impuso en la Nación entre 2002 y 2010:

“guerrilleros vestidos de civil”, “amigos del terrorismo”, “quien no está conmigo, está contra mí” y “La Patria por encima de todo”, entre otras. Todas estas frases, recogidas muy bien en lo que se llamó el “Estado de Opinión”, estratagema política aupada por Uribe para gobernar sobre la base de lo que el “pueblo le dijera y ordenara”; y apoyada por la Gran Prensa bogotana[3] que se hincó ante el poder intimidatorio del señalado Mandatario.

Ahora mismo, el escenario político electoral cambió en algo con el desmonte de los discursos y de la aplicación a raja tabla de la Política de Seguridad Democrática y el cambio de orientación ideológica de las empresas mediáticas que en el pasado apoyaron sin mayor crítica la aplicación de esa violenta y estigmatizante política de seguridad, que nos hizo recordar los tiempos del Estatuto de Seguridad del Gobierno de Turbay Ayala. Sin embargo, la actual coyuntura política del país, definida por dos procesos de paz[4] con grupos guerrilleros, ha coadyuvado en buena medida a exacerbar la polarización ideológica y política que se generó desde 2002, cuando llegó a la Casa de Nariño, Álvaro Uribe Vélez.

Así las cosas y ante la cercanía de la jornada electoral del 11 de marzo de 2018 (elección del Congreso) y las presidenciales en mayo del mismo año, las empresas mediáticas contrataron encuestadoras para conocer la opinión de las audiencias y la de los posibles votantes que participarán en las venideras jornadas de elección popular de congresistas y Presidente de la República.

 

Haz clic aquí: Elecciones en Colombia y opinión pública y descarga el artículo completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Germán Ayala Osorio
Comunicador social y politólogo
Docente Autónomo

Comentar

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2014

Scroll to top