Innovación, no basta con inventar algo nuevo, se trata de un cambio continuo Reviewed by Momizat on .   La innovación se ha convertido en el ‘pan de cada día’ en las organizaciones, todos hablan de la importancia de innovar o morir, de los extraordinarios r   La innovación se ha convertido en el ‘pan de cada día’ en las organizaciones, todos hablan de la importancia de innovar o morir, de los extraordinarios r Rating: 0

Innovación, no basta con inventar algo nuevo, se trata de un cambio continuo

 

La innovación se ha convertido en el ‘pan de cada día’ en las organizaciones, todos hablan de la importancia de innovar o morir, de los extraordinarios resultados que trae consigo la innovación

Pero parece más fácil hablarlo que practicarlo. Por eso es importante entender cómo comenzar a hacer innovación y cómo desarrollarla, de tal forma que en realidad se vuelva parte del ADN de la misma y traiga resultados positivos para todos los públicos: clientes, consumidores, proveedores, accionistas y comunidad en general.

 

En primer lugar es importante reconocer que la innovación no se desarrolla por decreto o resolución; para ello es necesario incluirla dentro de la estrategia de la organización y por lo tanto asignarle recursos propios en términos de tiempo, personal dedicado a ello, presupuesto y autonomía. De otra forma, la innovación será solo una intención, más no se materializará.

 

En segundo lugar es importante incluir a todos los integrantes de la organización en el proyecto y focalizar la innovación en resolución de problemas o desarrollo de oportunidades.  

 

La innovación no necesariamente es inventar algo nuevo para el mundo, y no toda invención requiere de años de investigación y desarrollo; puede verse sobre un continuo que va desde cambios incrementales, hasta desarrollos radicales, estos últimos son los que tienen mayores riesgos y costos, pero sí funcionan impactos positivos para todos, sin embargo es la menos usual.

 

La innovación no sólo es el desarrollo de nuevos productos o servicios, también incluye el desarrollo o mejoramiento de procesos, la entrada a nuevos mercados, el desarrollo de nuevos modelos de negocios, entre otros. Así mismo, los resultados de la innovación no son únicamente beneficios para el cliente y para la empresa que puede cobrar una prima; a veces los cambios son internos y permiten la reducción de costos o menores trabajos, o la utilización de menores recursos que se traducen en ahorro y sostenibilidad.

 

Como tercer punto importante, es entender que la innovación no es un evento o un  proyecto aislado, es un proceso que lleva tiempo y debe adherirse a la cultura de la organización. A veces creemos que conseguir resultados de un proyecto de innovación es la solución a nuestros problemas, y debemos entender que esto es una parte del camino, las innovaciones son fácilmente copiadas por nuestros competidores, sobre todo si son buenas, así que el éxito derivado de la misma no tendrá mucha vida útil.

 

La única ventaja competitiva sostenible en el tiempo es la capacidad de interpretar las tendencias, cambios del entorno, necesidades del consumidor y adaptar o crear nuevas ofertas de valor y entregarlas rápidamente al mercado. Esto sería una organización con cultura u orientación enfocada en el aprendizaje y la innovación.

 

Finalmente, si queremos que nuestra organización sea innovadora, es importante que desarrollemos un tablero de medición, con indicadores cuantitativos que nos permitan relacionar el impacto de la innovación con el desempeño de forma integral, es decir, no solo los resultados financieros (ingresos y ganancias), sino de mercado (mayor market share y satisfacción del cliente), así como desde el punto de vista de sostenibilidad (satisfacción del empleado, menos recursos, impacto social).

 

Si no conseguimos establecer evidencia de que la innovación es una inversión,  siempre sucumbiremos ante la tentación de ‘recortar gastos’ para ello, en épocas de crisis.

 

Recordemos que las organizaciones innovadoras son aquellas que se permiten equivocarse y aprenden de sus errores. En estas organizaciones hay incentivos para asumir riesgos, para dedicar tiempo a la generación de nuevas ideas, soluciones, para asumir retos en equipos multidisciplinares y fijarse metas ambiciosas con planes sólidos y compartidos. Son organizaciones donde hay espacio para soñar “QUE SÍ SE PUEDE”.

 

Raquel Puente Castro
Decana facultad Ciencias Económicas y Administrativas
Universidad Autónoma de Occidente
Doctora en Marketing de la Universidad de Tulane, Estados Unidos
rpuente@uao.edu.co

Comentar

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2014

Scroll to top