Justicia Mediática Reviewed by Momizat on . Cada que un hecho social, político y/o económico se convierte en noticia, o en un hecho noticioso, el país se resigna y se hinca al poder hipnotizador de unas e Cada que un hecho social, político y/o económico se convierte en noticia, o en un hecho noticioso, el país se resigna y se hinca al poder hipnotizador de unas e Rating: 0

Justicia Mediática

Cada que un hecho social, político y/o económico se convierte en noticia, o en un hecho noticioso, el país se resigna y se hinca al poder hipnotizador de unas empresas mediáticas que hábilmente comercializan la información noticiosa.

Por estos días en los que se registran los inaceptables ataques con ácido, los medios no sólo hablan de monstruos (hombres) que atacan mujeres, sino de una pandemia por los sucesivos y reiterados casos de ataques con sustancias químicas con gran poder de producir daño en la piel y en los órganos de las víctimas. Peligrosas exageraciones que generan miedo y temor en las audiencias que suelen consumir esta información sin comprender los hechos mismos y menos aún, los tratamientos periodísticos, a todas luces
espectaculares.
Convertidos en jueces, medios y periodistas exigen condenas ejemplarizantes y de manera temprana, terminan por juzgar a los victimarios desde las salas de redacción, set de televisión y las
cabinas de radio. No hay debido proceso que valga y en ocasiones, la presunción de inocencia, como principio constitucional, se anula por la acción discursiva de unos medios que aprovechan los vacíos y los problemas de la justicia, para erigirse como actores sociales y políticos con la fuerza moral suficiente para decir qué es lo correcto y cómo deben actuar los operadores judiciales ante ataques2 como el que perpetró Jonathan Vega Chávez contra Natalia Ponce de León.

Se suma a lo anterior, la rapidez con la suele actuar la Policía Nacional, siempre y cuando desde la Presidencia se dé la orden de dar con el paradero del agresor, como fue el caso de Vega Chávez, y se ofrezca una millonaria recompensa.

Los tratamientos espectaculares de las empresas mediáticas y el clamor de periodistas-actores capaces de sentir el dolor de las víctimas atacadas con ácido sulfúrico, terminan por ocultar no sólo los problemas y las contradicciones de las instituciones de justicia en Colombia, sino las graves dificultades que hay en Colombia para que sus ciudadanos solucionen sus conflictos y diferencias.

Además de lo anterior, los tratamientos periodístico-noticiosos encubren y disimulan un asunto aún mayor: las negativas o inconvenientes representaciones sociales que alrededor de lo femenino se vienen construyendo hombres del común, en un entorno profundamente machista y conservador, que de manera contradictoria cohonesta con un discurso publicitario fuertemente sexista, a través del cual la mujer es exhibida como un objeto de
deseo, de consumo y de dominación.

El discurso periodístico-noticioso, sostenido en unos acomodaticios valores/noticia, termina por esconder elementos problemáticos en la psiquis colectiva de unos hombres (machos cabríos) que no aceptan el rechazo o la indiferencia de las mujeres que al ser cortejadas, se convierten en un objetivo (en un trofeo que se gana), lo que de
forma inmediata las anula como individuos y personas con las que es posible dialogar y entablar una relación respetuosa y simétrica, más allá de un primario deseo sexual.

Los tratamientos espectaculares que la gran prensa bogotana viene haciendo de las circunstancias y de los implicados en los ataques con ácido (víctimas y victimarios), sirven para confirmar la condición premoderna que comparten el Estado, sociedad y por supuesto, los periodistas y el periodismo como tal. A lo que se suman procesos civilizatorios semi fallidos en los que la brutalidad y el uso de la fuerza se anteponen al diálogo civilizado y respetuoso que debería de darse entre iguales.

Comentar

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2014

Scroll to top