La hora del periodismo Reviewed by Momizat on .  “El verdadero periodismo es intencional... Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio”.   Ryszard Kapuściński   Puede decirse para defini  “El verdadero periodismo es intencional... Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio”.   Ryszard Kapuściński   Puede decirse para defini Rating: 0

La hora del periodismo

 “El verdadero periodismo es intencional…

Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio”.

 

Ryszard Kapuściński

 

Puede decirse para definir el perfil del líder sociopolítico y económico vallecaucano del siglo XIX, que remontaba el Cauca en barcos de vapor, tenía mínimo una Hacienda, un trapiche, una amante negra, también montaba a caballo y fundaba periódicos. Todo con una profusión apenas comparable con la fertilidad del suelo y la prodigalidad de su riqueza. Me corregirá alguno que podrían ser más, no las características sino las amantes negras, pero estará de acuerdo conmigo en el resto.

No se incluyen en el listado ciertas desviaciones patriarcales que vienen de atrás, es decir, desde hace muchos años y hasta nuestros días. Las mismas que Gustavo Álvarez Gardeazábal ha convertido en insumo literario. Pero no ahondemos más en estas polémicas -y muy respetables- prácticas culturales, y concentrémonos en lo de los periódicos.

Los dos párrafos anteriores hacen parte de la introducción preparada para el Encuentro de periódicos alternativos y estudiantiles que se desarrollará en el marco de La hora del periodismo, evento institucionalizado en la Universidad Autónoma de Occidente y que en esta ocasión se realizará el jueves 8 de mayo entre las 10:30 a.m. y las 12:30 p.m.

La idea de este encuentro es debatir en torno de algunos de los temas que se discuten alrededor de la Libertad de prensa, de información y de expresión; del monopolio informativo; y también, para que aprovechemos ciertas coyunturas como la renovación del periódico El Giro de la UAO, que de la mano de Gerardo Quintero -Jefe de Cierre de El País- le apuesta a las historias; la reciente reapertura de El Pueblo que marcó una época del periodismo caleño; de El Liberal de Popayán que ahora se llama El Nuevo Liberal y recoge 74 años de historia; la tradición de periodismo literario de La Palabra de Univalle; el periódico Utópicos de la USC que como parte de la Unidad de Medios -en cabeza de Olga Behar- avanza en su consolidación; Paréntesis, un ejercicio de periodismo independiente liderado por Luis Alfonso Mena; Proclama del Cauca, un periódico hecho en Santander de Quilichao; Coraje Vallecaucano, un periódico de orientación conservadora que circula en los 42 municipios del Valle; y la Revista El Clavo que se perfila como una marca.

Quienes determinaron y aun determinan lo que debe o no darse a conocer y cómo hacerlo, lo que debe o no ser objeto de publicación, deben conocer con certeza que el mundo no se compone de hechos, sino del lenguaje que describe esos hechos y sucesos de la realidad, y más aún, que lo que se logra depende del tipo de lenguaje que se utilice. Estos periódicos, sin duda, obedecen a otros intereses y tienen otras escrituras.

No nos llamemos a engaños, entre los principios que definen una democracia, aunque aparece y se pregona la libertad de expresión, o de prensa, o de información, ésta no existe sino en teoría y de manera muy parcial y restringida en la práctica. El poder, que se disfraza de mil formas, acecha en todo momento. La tiranía se agazapa en la censura que ahora tiene máscaras sutiles y mecanismos para alinear con fuertes mordazas, que -debe decirse- solo en casos excepcionales, recurre a la violencia física para acallar del todo.

Cada vez amenazan y matan menos periodistas, dicen los gobiernos, y es cierto. Es que cada vez hay menos, dice Alfredo Molano, con su mirada infinitamente triste. Y añade, que por cuenta del temor, a la larga la literatura ha ganado lo que ha perdido el periodismo.

Con mucha cautela, los periodistas hemos aprendido a escribir con metáforas y alegorías en las revistas y con mucha retórica y simples alusiones en los periódicos, a opinar con recato y anonimato en la radio, y a mostrar con moderación y sutileza en la televisión, para no ir en detrimento de la pauta cuando menos y de tantos poderes, legales e ilegales, cuando más. Sabemos que hay límites, que hay cosas que no se pueden remover porque con la sacudida caen, cuando menos actos de corrupción, y cuando más, cadáveres de muchas personas, casi todas valientes que se atrevieron a decir algo.

Pero ahí están los medios, esos negocios privados con fines de lucro proveyendo un derecho: la comunicación, y las nuevas tecnologías, y debemos aprovechar los primeros y  valernos de las segundas con responsabilidad. Eso hacen los periódicos invitados.

Sea pues esta Hora del periodismo un espacio para abrir aún más la discusión en torno de un tema tan importante como polémico; y la mejor manera de conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra en el mundo el 3 de mayo.

Comentar

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2014

Scroll to top